Motivos de Oslo en la obra de Munch - Artículos - visitoslo.com

Motivos de Oslo en la obra de Edvard Munch

Algunos puntos comunes entre la vida, la obra y la ciudad de Munch.

No podemos decir que Oslo, o Kristiania como se denominaba la ciudad en el tiempo de Munch, haya sido un motivo central de la obra de Munch. Algunos de los lugares de Kristiania y sus alrededores que fueron importantes para Munch en diferentes periodos de su vida, aparecen en sus pinturas, mostrándonos la ciudad como Munch la percibía.

 

Karl Johans gate

Obras de Edvard Munch: Tarde en la calle Karl Johan
Obras de Edvard Munch: Tarde en la calle Karl Johan
Photo: Bergen Kunstmuseum

La parte superior de la calle Karl Johan, desde Egertorget hacia el palacio, une varios lugares importantes en la vida de Munch. En el edificio "Pultosten" en Stortings Plass, Munch alquiló un taller cuando todavía era un joven pintor, y fue allí donde recibió los consejos del pintor Christian Krohg. El Grand Café, lugar de encuentro habitual y embrión de diversas corrientes de la vida artística de Kristiania, estaba a un paso de allí. La galería de arte Blomqvist, en la que Munch expuso varias de sus obras más importantes, está en Karl Johans gate 35. En este mismo barrio se encuentra también el local en el que se expuso una de sus obras principales El friso de la vida en 1904.

 

Munch reprodujo este tramo de Karl Johan en varias pinturas. Karl Johan es la calle mayor de la ciudad, así que las pinturas de Munch recogen a sus habitantes paseando por Karl Johan. Las diferentes condiciones atmosféricas y las estaciones del año proporcionan diferentes representaciones de la calle. Las pinturas de Karl Johan son principalmente naturalistas, algunas casi impresionistas, como Día de primavera en la calle Karl Johan (pintura principal anterior). Sin embargo, la existencialista Tarde en la calle Karl Johan (1891) es de otro tipo. Refleja la calle Karl Johan pintada por un Munch expresionista.

 

El Grito y el Fiordo de Kristiania

Obra de Edvard Munch: El Grito
Obra de Edvard Munch: El Grito
Photo: Munch-museet/Munch-Ellingsen-gruppen/BONO

El Grito es la obra más conocida de Munch: Una cara que refleja angustia en un paisaje deformado. Para esta pintura, Munch se inspiró una tarde paseando por Ekebergåsen, un lugar popular de excursiones para los habitantes de Kristiania. Munch escribió lo siguiente respecto a este motivo:

 

"Paseaba por un sendero con dos amigos - el sol se puso.  Sentí un aire de melancolía. El cielo se tiñó de rojo sangre. Me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio - sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad.  Mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza".

 

El Grito es fundamentalmente una abstracción y paisaje interior, una imagen del hombre moderno y su angustia. Se adivinan los contornos de las vistas desde la colina de Ekeberg hacia el fiordo, con la bahía de Bjørvika, donde se erige hoy la Opera, y el promontorio de la fortaleza de Akershus al fondo. 

 

Obra de Edvard Munch: El Humo del tren
Obra de Edvard Munch: El Humo del tren

Munch pintó también pinturas más líricas y naturalistas cuyo motivo era la parte interior del fiordo de Kristiania. En el invierno de 1900 a 1901 pintó muchas obras mientras vivía en la pensión de Birgitte Hammer, en Ljan al sur de la ciudad, con buenas vistas al fiordo. Una de éstas es El Humo del tren de 1900, una exhibición de art nouveau del fiordo que deja perfectamente visibles la isla de Malm y el islote de Skjær.

 

Ekely

Después de sus años de juventud en Kristiania, Munch pasó mucho tiempo en el extranjero. Normalmente cuando volvía a Noruega, solía residir al sur del país. Sin embargo, en 1916, volvió a la zona de Kristiania, donde adquirió la propiedad Ekely a las afueras de la ciudad. Debido a varios conflictos personales, Munch llamó a Kristiania la "ciudad del enemigo", la mayor parte del siglo XX, y en Ekely vivía aislado. Era muy productivo artísticamente, y reprodujo Ekely en varias de sus pinturas más coloridas y extrovertidas.

Obra de Edvard Munch: Autorretrato en Ekely
Obra de Edvard Munch: Autorretrato en Ekely
Photo: Munch-museet

 

Bohemios en el Grand Café

La institución Karl Johan del Grand Café fue inaugurada en 1874. El café se convirtió enseguida en un lugar de encuentro de un grupo de artistas, pensadores y bebedores que se autodenominó los Bohemios de Kristiania. Entre los que se encontraba el pintor Christian Krohg y el escritor y figura más destacada del grupo de bohemios Hans Jæger. Munch conoció a Jæger hacia el 1885 y durante un periodo se integró en este grupo


El ambiente del café causó gran impresión en el joven artista. El ateismo y el desdén por la burguesía dominaban. "Amor libre" fue una de las expresiones más utilizadas junto con la pasión intensa, los celos y la infidelidad. Así queda reflejado en el dibujo de Munch Kristiania Bohemia II.  La fascinación por la femme fatale del grupo, Oda Krohg (sugestiva, vestida de rojo) se hace evidente para sí mismo y para los hombres que plasma en el papel.

Bohemen
Boheme II
Photo: Munch-museet/Munch-Ellingsen-gruppen/BONO
Visitoslo.com uses cookies

for statistics etc. By using the site, you consent to our use of cookies. Read more.

Close