Un paseo con Ibsen - Artículos - visitoslo.com

Un paseo con Ibsen

Un paseo de la mano del mundialmente conocido autor de teatro.

Ibsen's home at Henrik Ibsen's street
Ibsen's home at Henrik Ibsen's street
Photo: VisitOSLO/Didrick Stenersen

Oslo fue la ciudad elegida por Ibsen para su retiro. Después de 27 años de exilio en el sur de Europa que él mismo se había impuesto, Ibsen se trasladó a Oslo en 1891. En este momento ya era un autor de prestigio internacional, contribuyendo a la vida cultural de la ciudad.

Hacia paseos diarios desde su domicilio hasta el Grand Café, donde solía tomar una cerveza y un aguardiente. Siempre salía a la misma hora y hacía el mismo recorrido, lo que le convirtió en una atracción turística en vida.

Seguiremos el camino que hacía Ibsen, parando para comentar curiosidades sobre él y sobre Oslo. 

En la puerta de Arbins gate, hacia Drammensveien …

Todos los días a la misma hora, Ibsen salía de su piso en Arbins gate 1. A pocos metros tomaba Drammensveien, hoy llamada acertadamente, calle Henrik Ibsen, hacia el centro de la ciudad. Sólo podemos especular sobre lo que el autor reflexionaba cuando cruzaba su popular barrio, pero desde luego, poseía una fructífera vida sobre la que pensar.

Los logros de Ibsen son fácilmente loables. Ha sido mencionado como padre del teatro moderno y drama en prosa. Se le coloca a la altura de Shakespeare, y ha sido fuente de inspiración para Joyce, Shaw y O'Neill entre otros. Sus obras se han traducido a 78 idiomas, y se ha representado en todo el mundo. 

 ... giramos a la izquierda, pasando por el Teatro Nacional...

Ibsen in front of Oslo's National Theatre
Ibsen in front of Oslo's National Theatre
Photo: VisitOSLO/Didrick Stenersen

El Teatro Nacional de Oslo fue inaugurado en 1899. Ibsen había apoyado su construcción en el corazón de Oslo, y podía seguir las obras de construcción al pasar a diario. Su representación en bronce vigila el edificio que ha sido el laboratorio más importante para Ibsen durante más de un siglo.


En el Teatro Nacional, se siguen representando las obras de Ibsen una y otra vez, elevadas y trivializadas, deconstruidas y reconstruidas. Cada dos años, compañías de teatro de todo el mundo se reúnen en otoño con motivo del Festival Internacional de Teatro. Jamás cesan de representar, celebrar y experimentar con sus obras.

 

... continuamos por Karl Johan...

A comienzos del siglo XIX, la calle principal de Oslo era Karl Johan, donde se reunía la clase media y alta de la sociedad noruega. Caminado por Karl Johan, Ibsen debe haberse cruzado con la clase de personas que plasma en sus obras.

Conocemos a Ibsen por sus obras sobre caballeros, hadas, brujas, reinas y personajes similares, que da forma en diferentes argumentos. Sin embargo en obras como Casa de Muñecas, Fantasmas, Hedda Gabler y el Pato Salvaje nos introduce en las viviendas de gente corriente, apuntando hacia la vida burguesa y sus secretos cuidadosamente guardados. Desafía a que una Europa recientemente liberalizada examine su hipocresía y vicios, creando sorpresa y agravios.

... comprobamos la hora, y seguimos hacia el Grand Café.

En Karl Johan, Ibsen miró al reloj de la Universidad de Christiania.
En Karl Johan, Ibsen miró al reloj de la Universidad de Christiania.
Photo: VisitOSLO/Didrick Stenersen

En Karl Johan, Ibsen hacia una pausa para mirar al reloj que colgaba (y sigue colgando) de la ventana del edificio principal de la Universidad de Christiania. Confirmaba que tenía tiempo, y comprobaba que su reloj de bolsillo funcionaba correctamente. A continuación, caminaba por la última manzana hasta llegar al Grand Café.


Esta meticulosidad de su vida diaria, aparece también en muchas de sus obras. Si pregunta a cualquier estudiante noruego que haya finalizado el análisis obligatorio del Pato Salvaje, podrá confirmar que cada línea, gesto y detalle de la obra de Ibsen tiene un significado más allá de las palabras, formando parte de un espectro más amplio. Para algunos, la ubicuidad de la profundidad de los significados se ha interpretado de forma exagerada, y otros críticos celebran su riqueza.

Dejemos esta discusión para más tarde y entremos en el Grand Café exactamente a las 12. El café ha sido lugar de encuentro de escritores, artistas, académicos y diplomáticos durante muchos años. Algunas veces Ibsen se reunía y socializaba con contemporáneos como Edvard Munch. La fascinante vida del café es motivo para otra historia de Oslo ...

Disfrute de Ibsen

Visitoslo.com uses cookies

for statistics etc. By using the site, you consent to our use of cookies. Read more.

Close